04 enero 2007

PoR DonDe¿?

Han caído de golpe todas las estrellas del cielo...Se han perdido mis sueños.
Enciende la luz, que quiero volver a verlos.
Ha salido de nuevo la luna esta noche. Quedan ilusiones, en algún lugar, escondidas, perdidas, por donde?
No voy a hacer más planes. Que así no se rompen. Que así no los rompe nadie, que de esta manera la desilusión no crece.
Y si me pierdo o ya me he perdido, volveré a encontrarme. Todos tenemos una brújula dentro y nos dejamos guiar por ella aunque a veces nos equivoquemos.
Porque equivocarte, a veces, es lo mejor que puede pasarte. Que hay errores que merecen la pena. Que hay errores que dejan grabada una sonrisa en algún rincón del alma.
Puede que te encuentre en el camino loco de mi vida. Si es así, dame la mano, me dejo guiar por tu brújula....si quieres...
Hoy es de esos días tontos que te daría un abrazo, a ti...quien quiera que seas...

4 comentarios:

Ther dijo...

Ser perfectos sería una mierda. Pero permíteme que te de un consejo de alguien al que no tienes porque escuchar. No sólo plasmes lo malo. Olvidalo y exribe lo que hoy te ha salido bien, de a quien es jodido tu, sin que la tuerca gire en sentido contrario.

LlunA dijo...

En nuestras imperfecciones se encuentra nuestro encanto, lo que nos hace distintos...nuestras rarezas son nuestro fuerte, en cada persona es diferente...
No plasmo solo lo malo..intento quitarme la oscuridad de encima para que poco a poco salga la luz. Todo necesita su tiempo...pero la cosa creo que va bien o así lo siento ;)

gusito dijo...

Hola Lluna, tu lo has dicho, todos tenemos nuestra brújula dentro. Hay que probar, hay que insistir, y hay que equivocarse. Dicen que errar es de humanos, y rectificar de sabios, y para rectificar, antes hay que equivocarse. Yo soy de los que piensa que se aprende más del fracaso que de la victoria, así que no tengas miedo a equivocarte, estamos en esta vida para eso.

Un beso.

LlunA dijo...

De acuerdo contigo gusito...de todo se aprende, también de los errores o fracasos. El miedo a equivocarme no existe, hay que arriesgar para vivir. Si no arriesgas no ganas y esta vida es a veces como un juego